Fondo Social Europeo (FSE). Ejes de actuación

By | 17 febrero, 2016
Este logotipo está colgado en algunas aulas del centro

En algunas aulas del centro está colgado un cartel con este lema y logotipo

El Fondo Social Europeo (FSE) es el principal instrumento con el que Europa apoya la creación de empleo, ayuda a las personas a conseguir mejores puestos de trabajo y garantiza oportunidades laborales más justas para todos los ciudadanos de la UE. El gasto del FSE representa aproximadamente el 10% del presupuesto total de la UE.
El FSE forma parte de los Fondos Estructurales de la UE. Los Fondos Estructurales son instrumentos financieros de redistribución que contribuyen a mejorar la cohesión dentro de Europa, ya que concentran el gasto en las regiones menos desarrolladas. Concretamente, las ayudas del FSE pretenden respaldar la creación de un mayor número de puestos de trabajo y la mejora de las condiciones laborales dentro de la UE. Para ello, el fondo cofinancia proyectos nacionales, regionales y locales que mejoran los niveles de empleo, la calidad de los trabajos y las posibilidades de integración en el mercado laboral en los Estados miembros y sus regiones.
El Fondo Social Europeo nació con la constitución del Tratado de Roma en 1957 y es el Fondo Estructural de mayor antigüedad. La Comisión Europea y los Estados miembros de la UE establecen de forma conjunta las prioridades del FSE y deciden el uso que se da a sus recursos.

EJES DE ACTUACIÓN

Una de las prioridades es impulsar la capacidad de adaptación de los trabajadores ayudándoles a adquirir nuevas capacidades y la de las empresas fomentando nuevas formas de trabajo.
Otros focos de atención se centran en mejorar el acceso al empleo, apoyando a jóvenes estudiantes en su transición al mundo laboral, o formando a las personas menos cualificadas que buscan empleo.
Otro objetivo se centra en ayudar a personas de grupos desfavorecidos a encontrar trabajo. Esto contribuye a reforzar la “inclusión social”, pues el empleo cumple un papel crucial en la integración social y en la vida cotidiana. La crisis financiera de 2008 ha obligado a redoblar los esfuerzos por ayudar a las personas a mantener su empleo o, cuando lo pierden, a reincorporarse al mercado laboral lo más rápidamente posible.
Cada estado miembro, en colaboración con la Comisión Europea, acuerda uno o varios programas operativos para la financiación del FSE para un periodo de programación de siete años.

El nuevo Reglamento del FSE para el periodo 2014-2020 fue adoptado en diciembre de 2013, contará con 9.098 millones de euros y se centra en los cuatro objetivos temáticos siguientes:

• Promover la sostenibilidad y la calidad en el empleo y favorecer la movilidad laboral.
• Promover la inclusión social y luchar contra la pobreza y cualquier forma de discriminación.
• Invertir en educación, formación y formación profesional para la adquisición de capacidades y un aprendizaje permanente.
• Mejorar la capacidad institucional de las autoridades públicas y las partes interesadas y la eficiencia de la administración pública.

De este modo el FSE beneficia a las personas, incluidos los jóvenes, las mujeres y las personas de grupos desfavorecidos, con el objetivo de promover la inclusión social. El FSE también apoya a los trabajadores, las empresas y los emprendedores. Por último, el FSE ayuda a los Estados miembros a mejorar la calidad de su administración pública.
La financiación del FSE se canaliza a través de los Estados miembros y las regiones. El FSE no financia proyectos directamente desde Bruselas.

VENTAJAS DEL FSE

Son muchos los ejemplos que pueden ser citados para el estado español que recibe fondos con los que cofinanciar proyectos como los que siguen:
– Concienciar a la población gitana sobre la importancia de finalizar los estudios (Madrid). La situación de la comunidad gitana ha mejorado mucho en los últimos treinta años en España y así el 94 % de los niños de etnia gitana empiezan su escolarización en la edad obligatoria o antes. Sin embargo, no podemos olvidar que la mayoría abandonan los estudios antes de finalizar la educación secundaria, por lo que este proyecto debería ser reforzado y extendido.
– En Logroño el proyecto PCPI proporciona a los jóvenes oportunidades para obtener las cualificaciones y competencias educativas necesarias para competir en el mercado laboral.
– En nuestra comunidad el FSE supone, en estos momentos, un aporte de 313 millones de euros que promoverán el empleo, la inclusión social y la educación en Galicia. Esta asignación del FSE contribuirá a las siguientes medidas en la región:

• Se espera que 12.425 desempleados participen en actividades de formación destinadas a mejorar sus posibilidades de encontrar trabajo, por ejemplo, cursos de informática y formaciones en sectores con buenas perspectivas de empleo, así como para obtener certificados de profesionalidad.
• También se prevé que otras 10.206 jóvenes en situación de abandono escolar puedan volver para obtener una cualificación.
• Incentivos a la contratación para promover prácticas o empleos estables, con el fin de permitir a 7,539 desempleados, incluyendo parados de larga duración, acceder al Mercado laboral.
• Se espera que el apoyo individualizado y los incentivos a la contratación puedan llegar a 21,378 personas entre la población más vulnerable.
• Subvenciones a nuevas empresas (‘start-ups’) e incentivos a la contratación en empresas del sector de la economía social, con el objetivo de contratar a 308 personas con discapacidad y 348 personas desempleadas.
• Alrededor de 7 millones de euros se dedicarán a facilitar el acceso a la formación, la educación, la salud y otros servicios sociales

ASPECTOS NEGATIVOS DEL FSE

A raíz de la gran cantidad de fondos procedentes del FSE, nuestro país ha estado envuelto en numerosos fraudes que involucran a diferentes comunidades autónomas gobernadas por partidos de distinta ideología política:
– Es famoso el caso andaluz por el cual la junta de Andalucía pagó cursos de formación que no se llegaron a realizar, sin exigir justificación de la realización de estos ni demandar la devolución de los fondos en caso de que el curso no se impartiera.
– Otro ejemplo tuvo lugar en Valencia en el año 2013 cuando la Comisión Europea suspendió el envío de las ayudas del Fondo Social Europeo al detectar “incidencias en la justificación de algunas actuaciones”.
– En Galicia se ha destapado en el 2014 el entramado dedicado al fraude de subvenciones para cursos de formación para desempleados en la denominada por la policía Operación ZETA. Como en el caso anterior, el organismo europeo, del que proceden gran parte de los fondos supuestamente defraudados, requirió “a las autoridades nacionales” que gestionan el Fondo Social Europeo documentación sobre el caso y dio parte a la Oficina de Lucha contra el Fraude.
En consecuencia y, como podemos observar, el FSE supone una gran ventaja para el conjunto de la población, ahora bien el problema surge cuando el dinero sale de Europa y es gestionado de manera fraudulenta por algunas administraciones nacionales. En todos estos casos, siempre las organizaciones europeas se han involucrado exigiendo la comprobación de los proyectos investigados y forzando a tomar las medidas correctivas y preventivas necesarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *